Los 4 pilares de la nueva política antiterrorista interna de los Estados Unidos

Los 4 pilares de la nueva política antiterrorista interna de los Estados Unidos

El 15 de junio pasado, el Consejo de Seguridad Nacional del gobierno de los Estados Unidos presentó, por primera vez en su historia, una estrategia nacional para contrarrestar el terrorismo interno. El documento, consecuencia de los actos de insurrección en el capitolio de Estados Unidos en enero de 2021, busca enfrentar la actividad de una amplia variedad de personas y organizaciones que con el uso de la violencia afectan la Seguridad Nacional del país. El terrorismo dentro de Estados Unidos, como en cualquier otra nación, es complejo. Se tienen registradas una amplia variedad de demandas o ideologías que sustentan atentados, generalmente de baja intensidad en cuanto a destrucción y pérdida de vidas. El extremismo de izquierda y derecha; el nacionalismo, el ambientalismo radicalizado y la supremacía racial han utilizado la violencia terrorista para intentar incidir en los valores y políticas de las comunidades estadunidenses. Desde la década de los setenta se tienen contabilizados 520 atentados terroristas en el territorio de Estados Unidos, los cuales han dejado 3 mil 427 víctimas. Estos atentados, con bajo nivel letal (un tercio de las víctimas corresponden a los atentados del 11 de septiembre) y de destrucción, han dejado también una serie de íconos criminales como: Theodore Kaczynski, el unabomber, al atacar a científicos y académicos de 1978 a 1995; Timothy McVeigh y Terry Nichols quienes destruyeron el complejo del gobierno federal en la ciudad de Oklahoma en 1995; los hermanos Tsarnaev que atacaron a  participantes del Maratón de Boston en 2013; Omar Mir Seddique Mateen quien atacó a miembros de la comunidad LGGT+ en Orlando en 2016 y Patrick Crusius quien también atacó...
¿México vs USAID?

¿México vs USAID?

El pasado 7 de mayo, el presidente López Obrador solicitó al gobierno de los Estados Unidos revisar el financiamiento que realiza la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID) a la organización de la sociedad civil Mexicanos Contra la Corrupción e Impunidad. La solicitud, hasta la fecha sin respuesta, podría ser el inicio de un conflicto diplomático con consecuencias globales y de una revisión del uso de los fondos para el desarrollo internacional. USAID, nacida en 1961 con el presidente Kennedy, es el mejor ejemplo de poder blando de Estados Unidos y el mayor esfuerzo de apoyo al desarrollo en el planeta. Los 58.5 (US) billones de dólares que tendrá de presupuesto en 2022 y la presencia en cuatro continentes con 112 oficinas, son signo de la importancia para Estado Unidos de apoyar proyectos en salud, cuidado del medio ambiente, acceso al agua, educación, energías, equidad de género, derechos humanos, democracia, innovación ciencia y tecnología, así como la asistencia humanitaria, en crisis y conflictos. Las oficinas de USAID se encuentran mayoritariamente en África, 44, seguido por Asia con 25, Latinoamérica y el Caribe con 18, Eurasia con 13 y Medio Oriente con 12. Con ellas, USAID tiene presencia en las naciones más convulsas de las pasadas décadas como: Uganda, Somalia, Nigeria, Mali o Ruanda en África; Afganistán o Pakistán en Asia, Yemen, Libia, Siria, Egipto y Palestina en Medio Oriente, Honduras, Guatemala, El Salvador, Venezuela o Cuba en Latinoamérica y el Caribe o Kosovo, Montenegro, Ucrania, Serbia y Albania en Eurasia. Las características de las naciones sedes para establecer oficinas de USAID comprenden: zonas de conflictos, geoestratégicas, con bajos niveles...