Seguridad… entre lo civil y militar

Seguridad… entre lo civil y militar

La tensión entre el ámbito civil y el militar en lo que a la seguridad en México continúa. La propuesta del Presidente de la República para que la Guardia Nacional sea adscrita, formalmente, a la Secretaría de la Defensa Nacional demuestra y hace evidente, de nueva cuenta, los problemas que el país tiene para conformar sus instituciones gubernamentales en lo que es considerada la primera función del Estado y precondición para la vida social, económica y política: la seguridad.  El dilema entre lo civil y militar se encuentra generalizado en las democracias occidentales, son escasos los países ausentes de debates sobre quiénes deben encargarse de la seguridad y los límites que se les impone para respetar los derechos humanos y ciudadanos. Ni los Estados Unidos, ni el Reino Unido, ni Francia, ni España, ni Argentina, ni Chile y tampoco las lejanas Nueva Zelanda o Australia, lo tienen resuelto, pues la búsqueda del equilibrio entre seguridad y libertad continúa, así como la selección del mejor tipo de institución a encargarle esa compleja y flexible seguridad del siglo XXI.  El caso mexicano es peculiar y paradigmático, pues, a diferencia de las naciones antes mencionadas, tiene retos de criminalidad y violencia muy distintos. Aquellas naciones no son cede de organizaciones criminales transnacionales como las mexicanas, ni son exportadoras de violencia, tampoco tienen niveles similares de violencia criminal y menos han perdido control territorial, como sucede en nuestro país.  La militarización es una tendencia internacional, la complejidad y flexibilidad criminal obligan a buscar la adaptación constante de los cuerpos burocráticos. Las policías militares, aparte de la lealtad y la obediencia que las distinguen,...
El agua desde una perspectiva de Seguridad Nacional

El agua desde una perspectiva de Seguridad Nacional

La crisis de agua de la zona metropolitana de Monterrey, su complicado acceso en la Ciudad de México y su mala calidad en Guadalajara, son algunos ejemplos de las dificultades que tendrá el país en un futuro no muy lejano para sostener las más grandes aglomeraciones humanas que tiene y que deberían ser vistas como prioritarias y estratégicas, pero sobre todo como un asunto de Seguridad Nacional. La Seguridad Nacional es un concepto complejo y confuso para la mayoría de la sociedad, la ley y los programas ayudaban a aclararlo; sin embargo, ante la falta de publicación del Programa de Seguridad Nacional 2018-2024 y una ley inadecuada que esclarezca, nos encontramos en una situación en dónde un día, para algunos, los aeropuertos son un asunto de Seguridad Nacional y al día siguiente lo dejan de ser. La exposición y conocimiento de los espacios de Seguridad Nacional ha crecido durante este gobierno. El debate fomentado por la participación de las Fuerzas Armadas en la administración de las instalaciones críticas, como puertos y aeropuertos; la construcción infraestructura estratégica, como el tren maya; la gestión de las aduanas y de la distribución de las vacunas COVID-19, dejan ver que la Seguridad Nacional es mucho más que la paz, la guerra y las armas. En términos prácticos y reduccionistas, la Seguridad Nacional puede ser entendida como los elementos que sustentan y dan viabilidad al país, en cierto sentido es todo y al mismo tiempo es tan vago, que puede ser interpretado como nada. Este tipo de seguridad se refiere a los retos y amenazas que ponen en riesgo a la población, el territorio...
Las Fuerzas Armadas a debate. Entre dar clases y construir aeropuertos

Las Fuerzas Armadas a debate. Entre dar clases y construir aeropuertos

El debate sobre la militarización en México es un tema complejo; como en cualquier nación, las Fuerzas Armadas tienen una relación con el mundo civil particular, que, en nuestro caso y ante la historia de las dictaduras latinoamericanas crea, miedo y desconfianza en algunos sectores sociales. Las Fuerzas Armadas mexicanas, desde hace décadas, se encargan de una serie de funciones que bien podrían ser responsabilidad civil, pero que por sus características le son encomendadas.  Este debate no es único para México, como ejemplo, la gobernadora de Nuevo México, en Estados Unidos, solicitó la presencia de la Guardia Nacional para cubrir la escasez de profesores de nivel básico, medio y medio superior, contagiados por COVID-19. Propone el de apoyo de emergencias para subsanar las faltas y evitar que los niños y jóvenes dejen de recibir educación. La solicitud ha causado sorpresa, si bien, estratégicamente podría ser correcto hacer un llamado a la Guardia Nacional para apoyar o substituir sectores estratégicos, en la práctica, el despliegue de soldados en aulas de clase alimentará al debate sobre las relaciones cívico militares en aquel país, al igual que la idea en Idaho de sustituir al personal de las prisiones y clínicas con la Guardia Nacional. En México, el debate sobre la participación de las Fuerzas Armadas en situaciones de emergencia es complejo. Si bien se comprende plenamente lo que se esta haciendo durante la emergencia pandémica, la otra emergencia, ya de varias décadas, de seguridad, nubla el debate y complica el entender su papel en el desarrollo de la Nación, el liderazgo y desarrollo de los proyectos estratégicos y prioritarios del Gobierno de...
La expansión de las Fuerzas Armadas en México

La expansión de las Fuerzas Armadas en México

Paulatinamente, las Fuerzas Armadas han aumentado su protagonismo en la vida pública del país, aparte de ser, durante por lo menos últimos 4 sexenios, pilares de la seguridad, la lucha contra la criminalidad y el narcotráfico; son esenciales para la protección civil de las poblaciones vulnerables; y en los casos de, los comunes, desastres naturales e, históricamente, encargadas de la alfabetización. La expansión de su encargo durante este sexenio es cuestionable pese a ser esencial para avanzar en la transformación planteada por el Presidente de la República. El pasado 23 de noviembre, el Presidente, ante el problema, sin aparente solución, para acabar con el desabasto de medicamentos en el sector salud, expresó la posibilidad de encargar a las Fuerzas Armadas esta importante función. Un día antes, se publicó un acuerdo con el que se busca disminuir los tiempos, requisitos y trabas administrativas para los proyectos y obras prioritarios y estratégicos del gobierno federal. Estas dos situaciones se sumaron a las ya muy debatidas funciones de ingeniería civil; de seguridad pública; de la campaña de vacunación COVID-19; de la gestión de las aduanas y puertos; de la dirección de instituciones estatales y municipales de seguridad, entre otras, señaladas por ex funcionarios federales, académicos y activistas. Nada que, por el momento, parezca secreto o avergüence a la Presidencia de la República y los ideales de izquierda y transformación. En esta última palabra, la transformación, se podría encontrar la raíz de la expansión de las funciones de las Fuerzas Armadas. Para nadie es un secreto que en un sexenio de gobierno poco se puede hacer, que el primer año es de diagnóstico,...
Una Guardia Nacional para la seguridad interior¿y el resto del sistema?

Una Guardia Nacional para la seguridad interior¿y el resto del sistema?

El presidente de México, en contra de las solicitudes realizadas por expertos y grupos de interés, inició el proceso para incorporar a la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa Nacional. Con ello, culminaría el proceso, más allá de la cuestionable militarización de la seguridad en el país, de la creación de una institución para la seguridad interior. México tiene un problema serio de criminalidad y violencia, distinto al que se enfrentan otras democracias occidentales. El crimen organizado se extiende en los 32 estados de la república; tiene control tanto de sectores sociales, políticos y económicos, así como un control territorial amplio, cercano al 30%, según el Departamento de Defensa de EEUU; sin mencionar los vínculos transnacionales, imposibles de enfrentar con instituciones de seguridad pública o ciudadana como las mexicanas. La criminalidad mexicana es un asunto de seguridad interior. Esta es una seria amenaza a las personas, los valores, la libertad, las instituciones del Estados y la democracia; elementos necesarios para que todas las personas puedan disfrutar sus vidas. Ante ello, la necesidad de acudir a las Fuerzas Armadas en la lucha contra la criminalidad y su violencia es evidente y común en las democracias occidentales. Poco o nada debería asustar una institucionalización similar a las que se ha producido en las, más o menos desarrolladas, democracias occidentales europeas y latinoamericanas.  Las organizaciones que encuentran su origen en las fuerzas armadas, como Gendarmerías, Guardias Civiles, Policías Militares y Carabineros conviven de forma cotidiana con aquellas emanadas del ámbito civil, como los servicios de inteligencia, de protección de fronteras, las Policías Nacionales y Federales, agencias de Investigación criminal y Policías de...
¿Un nuevo conflicto armado en Chiapas?

¿Un nuevo conflicto armado en Chiapas?

La matanza de Acteal en 1997 tendría que ser un recordatorio permanente al gobierno local y federal de lo que ocasiona la ausencia de autoridad en regiones altamente polarizadas y armadas. Por ello, los hechos ocurridos en Pantelhó, Chiapas, principalmente en los días del 5 al 8 de julio pasados, resultan muy delicados y se estima que serán un indicador del tipo de conflictos que se avecinan en la región. Por ello, valdría la pena considerar algunos elementos desde el punto de vista de la inteligencia y la estrategia que podrían aminorar la intensidad y la frecuencia de lucha. Controlar la ampliación del modelo de autodefensas como forma de organización civil para ofrecer resistencia frente a las bandas criminales. El modelo de autodefensa tiende a crecer en zonas sujetas al avance de organizaciones criminales tales como el Cartel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), Cartel de Sinaloa (CS) y células remanentes de los Zetas. En 2021 se tiene información sobre grupos de autodefensas en Michoacán, Guerrero, Sonora, San Luis Potosí, Veracruz y en Chiapas. La preocupación es que las autodefensas amplían el panorama criminal mexicano dado que algunos de estos grupos han mostrado ser penetrables e influenciables por el crimen organizado y otros grupos de interés (políticos, económicos o hasta religiosos), es decir, que pueden tener un origen “civil” pero rápidamente pueden transformar su naturaleza en una incluso criminal. No parece posible en este momento alcanzar éxitos operativos sosteniendo dos o más “Aguilillas” simultaneas y en diferentes frentes. Aguililla, Michoacán, ha mostrado la dificultad que tienen los cuerpos militares para recuperar un territorio aislado, montañoso, con caminos complejos y en...