20 años y 10 lecciones de la era terrorista

20 años y 10 lecciones de la era terrorista

Los atentados terroristas ocurridos el 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, definieron la seguridad a nivel mundial de los últimos veinte años. La amenaza terrorista, el asunto global de mayor relevancia para las democracias durante este tiempo, sin contar la reciente pandemia por COVID-19, marcó una nueva era global, con impactos en todas las esferas humanas. Con la caída de la primera torre del World Trade Center a las 9:59 am de aquel martes se dio comienzo a una guerra global contra el terrorismo de la cual podemos extraer las siguientes 10 lecciones. Primera: la seguridad es un asunto global. Los atentados terminaron con las dudas sobre el carácter trasnacional y deslocalizado de la amenaza terrorista. Desde aquel día, quedó claro que desde lugares remotos se puede causar altos niveles de destrucción y violencia, que la cooperación, coordinación y acción conjunta son las herramientas claves para que la comunidad internacional enfrente a este tipo de amenazas. También, que las instituciones tienen que reformarse para adaptarse contantemente a las nuevas y cambiantes situaciones transfronterizas de riesgo y amenaza a la Seguridad Nacional y la vida de las personas. Segunda: el terrorismo es un riesgo para cualquier persona en cualquier lugar. Las naciones democráticas liberales con poblaciones apóstatas e intereses económicos anglosajones o europeos han tenido que extremar precauciones ante la amenaza terrorista para evitar ataques en sus territorios. Las personas con vidas ajenas a las visiones radicales no están exentas de ser víctimas de un ataque terrorista, al igual que cualquier nación que sea socia o amiga de las que representan la democracia y libertad. Ello ha deslocalizado...
3 muestras del protagonismo de México en seguridad internacional

3 muestras del protagonismo de México en seguridad internacional

México, en las últimas dos décadas, ha sido reservado en los temas de seguridad internacional. Desde la intensión, durante el gobierno de Fox, de cambiar el voto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas a favor de la intervención en Irak a cambio una reforma migratoria, poco se ha realizado en el campo. El actual gobierno parece estar dispuesto a modificar esta situación con la participación en temas de seguridad de gran relevancia que parecían olvidados. El presidente López Obrador se ha caracterizado por ser un ejecutivo reservado a la política interna y que en pocas ocasiones opina sobre los sucesos internacionales de seguridad. No así su equipo de gobierno, particularmente la Secretaría de Relaciones Exteriores, liderada por Marcelo Ebrard, el político que siendo secretario de Seguridad Pública de la Ciudad de México, junto con empresarios, contrato los servicios del ex alcalde de Nueva York Rudolf Giuliani para reformar el sistema de seguridad de la megalópolis en 2002. A casi veinte años de la contratación del también ex abogado de Donald Trump, la Secretaría de Relaciones Exteriores ha demostrado su interés en ampliar la participación de México en asuntos de seguridad internacional a partir de tres acciones. La primera fue la reacción ante la muerte de 23 personas en un ataque en contra de población hispana el 3 de agosto de 2019 en la ciudad fronteriza de El Paso en Texas, EEUU, realizado por el supremacista de 21 años Patrick Wood Crusius. La Secretaría de Relaciones Exteriores actuó condenando el ataque como un acto de terrorismo e informó que iniciarían procesos legales por acciones de terrorismo realizadas...
La Seguridad Nacional y el sistema científico y tecnológico

La Seguridad Nacional y el sistema científico y tecnológico

La Seguridad y el poder Nacional dependen en gran medida de las capacidades científicas y tecnológicas de un país. El conocimiento científico define el nivel soberano, el papel y la posición de los países en el planeta. La competencia global por el bienestar es intensa y son pocas las naciones con sistemas de ciencia y tecnología que les permitan desarrollar soluciones para la permanencia de su Nación y el bienestar de las poblaciones. Los sistemas de ciencia y tecnología afinados son los que actualmente están desarrollando las vacunas para el COVID-19, los que están entendiendo y diseñando las formas en que van a funcionar las sociedades, los que lideran los cambios económicos y las estructuras políticas; en resumen, las que suministran el conocimiento y el desarrollo científico y tecnológico que definen el nivel de progreso de las demás naciones. La ciencia y tecnología son un tema transversal de la Seguridad Nacional; en este sentido, México tiene un sistema de ciencia y tecnología en proceso de maduración y con las características propias de un país con recursos limitados, mismo que rara vez le reconoce su papel para la Seguridad Nacional, pese a que desde las instancias civiles y militares se desarrolla conocimiento científico y tecnológico que busca solucionar los problemas nacionales y tener un impacto en los internacionales.  Los escasos recursos humanos altamente calificados dedicados al sistema público científico y tecnológico, en el ámbito civil, dependen en las inversiones que el Estado hace desde el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología. Este es el responsable de invertir en la formación de nuevas generaciones con conocimientos de punta en programas de...
Una Guardia Nacional para la seguridad interior¿y el resto del sistema?

Una Guardia Nacional para la seguridad interior¿y el resto del sistema?

El presidente de México, en contra de las solicitudes realizadas por expertos y grupos de interés, inició el proceso para incorporar a la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa Nacional. Con ello, culminaría el proceso, más allá de la cuestionable militarización de la seguridad en el país, de la creación de una institución para la seguridad interior. México tiene un problema serio de criminalidad y violencia, distinto al que se enfrentan otras democracias occidentales. El crimen organizado se extiende en los 32 estados de la república; tiene control tanto de sectores sociales, políticos y económicos, así como un control territorial amplio, cercano al 30%, según el Departamento de Defensa de EEUU; sin mencionar los vínculos transnacionales, imposibles de enfrentar con instituciones de seguridad pública o ciudadana como las mexicanas. La criminalidad mexicana es un asunto de seguridad interior. Esta es una seria amenaza a las personas, los valores, la libertad, las instituciones del Estados y la democracia; elementos necesarios para que todas las personas puedan disfrutar sus vidas. Ante ello, la necesidad de acudir a las Fuerzas Armadas en la lucha contra la criminalidad y su violencia es evidente y común en las democracias occidentales. Poco o nada debería asustar una institucionalización similar a las que se ha producido en las, más o menos desarrolladas, democracias occidentales europeas y latinoamericanas.  Las organizaciones que encuentran su origen en las fuerzas armadas, como Gendarmerías, Guardias Civiles, Policías Militares y Carabineros conviven de forma cotidiana con aquellas emanadas del ámbito civil, como los servicios de inteligencia, de protección de fronteras, las Policías Nacionales y Federales, agencias de Investigación criminal y Policías de...
¿Crimen organizado como terrorismo en México?

¿Crimen organizado como terrorismo en México?

Las dificultades para reprimir las actividades criminales y violentas en México, se piensa, podrían ser disminuidas con el desarrollo de una política antiterrorista. En este sentido, la senadora Lilly Téllez presentó el pasado 7 de julio una propuesta de reforma al código penal que, pese a sus limitaciones, podría servir como base para comenzar a delinear lo que pudiera ser el inicio de una política antiterrorista. Teóricamente, el crimen organizado y el terrorismo son cuestiones diferentes, de eso no hay duda. Lo que sí se encuentra a debate es qué tantos beneficios acarrearían utilizar los instrumentos antiterroristas para luchar contra la, transnacional y violenta, criminalidad mexicana. La propuesta de la senadora Téllez explora tímidamente este camino, pues se limita a incluir en el capítulo de terrorismo del código penal las actividades criminales, cuestión que difícilmente podría significar un cambio sustancial que ayude a la lucha contra la criminalidad en el territorio nacional, ya que no profundiza en las complejidades de las actividades criminales, las terroristas y sobre el uso de la violencia. La criminalidad mexicana y el terrorismo comparten elementos comunes, de ahí la pertinencia de luchar contra ellos con instrumentos del mismo tipo. En este sentido, las dos actividades, de manera general: 1) se conforman por grupos de personas organizadas; 2) tienen mecanismos de reclutamiento; 3) procesos de radicalización; 3) utilizan la violencia; 4) tienen injerencia en la vida social, política y económica; 4) crean redes tanto de protección como de defensa social, política y económica; 5) tienen mecanismos de control territorial; y 6) se vinculan con otras organizaciones de su tipo; pese a la diferencia en objetivos...