México y el sistema europeo para la lucha contra la criminalidad de Europol

México y el sistema europeo para la lucha contra la criminalidad de Europol

El pasado 11 de junio, el gobierno de México anunció el fin de las negociaciones para la firma de un convenio de colaboración con la Agencia para la Cooperación Policial de la Unión Europea o Europol. Con este acto parece terminar un proceso iniciado en 2012, cuando el Consejo Europeo dio autorización al director de Europol para iniciar negociaciones con México. El interés de Europol para la firma de un convenio de colaboración se puede rastrear a 2012, cuando la Agencia presentó el caso de negocios para la cooperación con México, en donde estableció el interés operativo para el fortalecimiento de la lucha transnacional contra la criminalidad que afectaba a los Estados que componen la Unión Europea, lo cual llevó a que se iniciaran contactos informales entre, las hoy extintas, Secretaría de Seguridad Pública Federal y la Procuraduría General de la República para que comenzaran a conocer el sistema Europol y a participar en actividades de formación. Desde un año antes, en 2011, en los productos de inteligencia de Europol, realizados con información de sus 27 Estados Miembro, organizaciones internacionales como Interpol y de los Estados terceros como Estados Unidos de América, Canadá, Australia o Colombia, se identificó a las organizaciones criminales trasnacionales mexicanas como una amenaza a la seguridad de los Estados europeos. En particular presentaron información y datos sobre el tráfico de drogas realizado por viajeros aéreos de México a la Unión Europa y sobre la presencia de representantes de las organizaciones criminales mexicanas en algunos países europeos como España o Italia. Europol también identificó en aquel año el aumento en las actividades de las organizaciones dedicadas...
¿Por qué atentaron contra Omar García Harfuch?

¿Por qué atentaron contra Omar García Harfuch?

Hay muchas organizaciones criminales en México que planean y realizan atentados en contra de funcionarios de seguridad o inteligencia. Sin embargo, son pocas las que se atreven a realizarlo contra altos y muy visibles funcionarios, y sobre todo sabiendo que la posibilidad de éxito del atentado es relativamente baja. Las razones por las cuales una organización decide cometer un atentado de esta magnitud no dependen solamente de los decomisos o acciones puntuales que la autoridad realiza en su contra. Si esa fuera la lógica, entonces habría atentados diarios. Recordemos que todos los días los criminales pierden drogas, operadores, informantes, rutas, insumos, aliados, etcétera y no por eso salen a matar al primer alto funcionario responsable por la pérdida que tuvieron. No debe perderse de vista que las organizaciones criminales mexicanas tienen objetivos económicos y no políticos. Esto significa que su motivación es el dinero, por lo cual sus objetivos son controlar insumos, productos, rutas, mercados, etcétera. En este sentido, claro que ejercen violencia de forma indiscriminada o dirigida en contra de autoridades o grupos rivales que afectan su negocio. Pero esa violencia les es útil como un medio para alcanzar un fin económico; el objetivo de la organización no es andar cometiendo atentados en contra de altos funcionarios. Lo que se debe tomar en cuenta es que, además de las pérdidas que tiene una organización, los criminales deciden, planean y ejecutan un atentado a partir de una característica muy importante que consiste en su capacidad que tienen para innovar. Por ejemplo, hay organizaciones criminales que, frente a una perdida a manos de la autoridad, su capacidad de innovación se...
Las operaciones encubiertas en México: el caso del Juez Villegas

Las operaciones encubiertas en México: el caso del Juez Villegas

Las operaciones encubiertas en México: el caso del Juez Villegas Los índices de criminalidad en México continúan a la alza. Cualquier estadística oficial o privada que tomemos nos dirá que la seguridad se ha deteriorado en la gran mayoría de las ciudades del territorio nacional desde hace muchos años, aunque de forma más acelerada en los últimos 11 meses. La receta gubernamental mexicana, desde hace más de 15 años, ha sido de alguna u otra forma la misma: invertir grandes cantidades de recursos públicos para mitigar la intensidad y la frecuencia de la actividad criminal. Una parte importante de esas inversiones realizadas ha sido el fortalecimiento de las operaciones encubiertas –sobre todo de forma más intensa desde el sexenio del expresidente Calderón—como un mecanismo intrusivo para reunir información del enemigo. Cabe aclarar que las operaciones encubiertas son una subactividad de la inteligencia, es decir, no pertenecen a las actividades rutinarias de esta disciplina como son la recolección o el análisis de información, por lo cual tienen su propia dinámica y funcionamiento. Una operación encubierta realizada de forma efectiva sería aquella en donde el enemigo no sabe que se le espía, a pesar de que pudiera tener sus sospechas. Por ello, la superioridad tecnológica juega un papel importante dentro de las operaciones ya que permiten conocer de cerca al enemigo, pero disminuyen la posibilidad de ser descubierto. Esto implica entonces, que se requieren desarrollar esas tecnologías o adquirirlas de quienes ya las tienen y para ello destinar grandes presupuestos para poder tener esa ventaja sobre el adversario. Es importante resaltar que esas inversiones las realizan las instancias de inteligencia y...
Mineápolis y Jalisco: las distintas velocidades de la Reforma Policial

Mineápolis y Jalisco: las distintas velocidades de la Reforma Policial

Mineápolis y Jalisco: las distintas velocidades de la Reforma Policial En pleno 2020 con la pandemia del COVID-19 y la necesidad de reforzar la distancia entre las personas, dos eventos de barbarie, en escenarios completamente diferentes, han puesto la lupa en una de las instituciones conservadoras, opacas y necesarias en el Estado moderno: la policía. Las instituciones policiales durante la pandemia han vivido una nueva y estresante situación. Por un lado, ante la ausencia de las personas en las calles, han visto una reducción de los crímenes, el desorden y de las actividades antisociales a las que se deben enfocar. Mientras que, por otro lado, se vieron requeridas para controlar a las personas que no cumplieran las ordenanzas sanitarias, apoyar a los servicios de emergencia y monitorear los espacios públicos. Estas variadas funciones, propias de la seguridad ciudadana y los modelos de policía de proximidad extendidos en las democracias occidentales, demuestra que hoy en día algunas instituciones de policía saben responder a las necesidades ciudadanas ajenas a la persecución de las actividades criminales y al ejercicio legítimo de la violencia. Esta situación zanjaba el debate sobre su valiosa función social y demostraba que la reforma emprendida para mejorar a las policías ha dado resultados, o al menos eso parecía. El 25 de mayo en Mineápolis, Minesota en Estados Unidos de América, George Floyd fue asesinado por los oficiales de policía Derek Chauvin, Thomas Lane, J. Alexander Kueng y Tou Thao, quienes ejercieron un exceso de violencia al arrestarlo tras ser acusado por hacer un pago con un posible billete falso de 20 dólares. Casi 10 días después, en Jalisco...
¿Cuál es el costo de una sociedad polarizada para la seguridad?

¿Cuál es el costo de una sociedad polarizada para la seguridad?

Los recientes acontecimientos en los Estados Unidos, sobre el exceso de uso de fuerza de la Policía de Minneapolis en contra de George Floyd, nos recuerdan un tema de mucho interés para los análisis de inteligencia. Esto es que, la propensión de la gente a tomar las calles de forma violenta para hacerse escuchar ante un incidente que detone su enojo, está directamente relacionada con altos niveles de polarización dentro de la sociedad que se viralizan por las profundas crisis económicas y/o de inseguridad. Hay muchas razones por las cuales las sociedades se van polarizando de forma más intensiva. Por ejemplo, a veces influyen ciertos contextos nacionales que tienen tal influencia—cómo un líder político que a través del discurso tiende a dividir— que dejan marcadas a personas y logran polarizar sus opiniones; o también contextos internacionales, como una guerra, que van creando masas críticas de opinión a favor y en contra que dividen el debate. Adicionalmente, la polarización se va alimentando de otras variables que están presentes en la sociedad pero que muchas veces no son lo suficientemente discutidas en su relación con la inseguridad. La pobreza, el racismo, la inequidad, los abusos de poder, la violación de derechos humanos, la falta de libertad de expresión o la fragmentación política, son tan solo algunos ejemplos. Una forma muy común de medir esas polarizaciones es en el llamado debate 2.0. Esto es en las redes sociales donde la gente opina, presenta argumentos, ofrece información—falsa o no— y que pueden utilizarse para saber las posiciones de un sector de la población. Lo importante es que muchas de estas polarizaciones se van...
El COVID-19 y la nueva realidad para la seguridad en las ciudades

El COVID-19 y la nueva realidad para la seguridad en las ciudades

El COVID-19 y la nueva realidad para la seguridad en las ciudades La seguridad de los países y su prevalencia en el futuro depende de la forma en que se desarrollen sus ciudades. El COVID-19 ha evidenciado la vulnerabilidad de estos lugares y, en el mejor de los casos, podrá ser un catalizador para un cambio en por lo menos tres campos: 1) la seguridad; 2) el trabajo y 3) el transporte público. Cuestiones nodales para el funcionamiento de las ciudades y que de efectuarse adecuadamente podría beneficiar a su población, aumentar su importancia a nivel nacional y su impacto internacional. Las ciudades han sido los lugares en donde se han desarrollado los modelos de seguridad, en particular los policiales. Nueva York, Londres y Chicago son los referentes en cuanto a desarrollo e innovación en el campo, sin ellas es imposible comprender lo que se realiza alrededor del mundo para contener las actividades criminales y disminuir el desorden y las conductas antisociales, de forma integral y poniendo en el centro al ciudadano. A nivel mundial, los modelos democráticos de seguridad han sido de utilidad durante la pandemia para contar con una autoridad próxima a la sociedad que la guia en las medidas de confinamiento. Con el COVID-19, las policías de las grandes ciudades tuvieron que poner una pausa a la lucha contra la criminalidad para encargarse de controlar los comportamientos sociales y auxiliar a las personas. Las calles y lugares vacíos, así como la reducida movilidad modificaron el comportamiento criminal dando un espacio para que los recursos policiales se enfocaran en la emergencia. Las tecnologías aplicadas a la seguridad...