Seguridad y movilidad humana post pandémica

Seguridad y movilidad humana post pandémica

La pandemia esta transformando la vida humana, modificando los paradigmas e ideas y abriendo nuevas posibilidades. De entre todas las consecuencias, a raíz de un uso de las tecnologías para el teletrabajo y la educación a distancia, una de las más visibles es la de la movilidad de las personas, que hasta el momento no se ha calculado pero que tendrá un impacto directo en la seguridad. Aunado a lo anterior, y también como resultado de la pandemia, las metrópolis actualmente viven una transformación. Los edificios de oficinas han quedado obsoletos y vacíos ante las adaptaciones laborales y beneficios económicos del teletrabajo. Los negocios y sus consumidores han experimentado los intercambios comerciales a distancia, haciendo en muchos casos innecesario arrendar un local. La educación a distancia demostró ser beneficioso para algunos sectores de la población a los que les es imposible moverse a los centros educativos. En general, las implicaciones de la presencialidad para la salud, el tiempo, dinero y esfuerzo han resultado en una serie de transformaciones y revaloraciones que de manera inminente transforman las dinámicas sociales, sobre todo en los lugares con altas densidades poblacionales. Actualmente, algunos centros de trabajo están experimentando y descubriendo los retos y oportunidades del teletrabajo, calculando los costos y evaluando las prácticas y a los trabajadores; así como sus medios para disminuir costos y ampliar su presencia en el mercado. Pequeños o medianos despachos han dejado de tener oficinas y las grandes empresas están estructurándose de forma híbrida, dejando claro que existe una disposición a nuevas formas de trabajo.  Las burocracias gubernamentales también están practicando el teletrabajo e inclusive se ha comenzado...
Una Guardia Nacional para la seguridad interior¿y el resto del sistema?

Una Guardia Nacional para la seguridad interior¿y el resto del sistema?

El presidente de México, en contra de las solicitudes realizadas por expertos y grupos de interés, inició el proceso para incorporar a la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa Nacional. Con ello, culminaría el proceso, más allá de la cuestionable militarización de la seguridad en el país, de la creación de una institución para la seguridad interior. México tiene un problema serio de criminalidad y violencia, distinto al que se enfrentan otras democracias occidentales. El crimen organizado se extiende en los 32 estados de la república; tiene control tanto de sectores sociales, políticos y económicos, así como un control territorial amplio, cercano al 30%, según el Departamento de Defensa de EEUU; sin mencionar los vínculos transnacionales, imposibles de enfrentar con instituciones de seguridad pública o ciudadana como las mexicanas. La criminalidad mexicana es un asunto de seguridad interior. Esta es una seria amenaza a las personas, los valores, la libertad, las instituciones del Estados y la democracia; elementos necesarios para que todas las personas puedan disfrutar sus vidas. Ante ello, la necesidad de acudir a las Fuerzas Armadas en la lucha contra la criminalidad y su violencia es evidente y común en las democracias occidentales. Poco o nada debería asustar una institucionalización similar a las que se ha producido en las, más o menos desarrolladas, democracias occidentales europeas y latinoamericanas.  Las organizaciones que encuentran su origen en las fuerzas armadas, como Gendarmerías, Guardias Civiles, Policías Militares y Carabineros conviven de forma cotidiana con aquellas emanadas del ámbito civil, como los servicios de inteligencia, de protección de fronteras, las Policías Nacionales y Federales, agencias de Investigación criminal y Policías de...
¿Un nuevo conflicto armado en Chiapas?

¿Un nuevo conflicto armado en Chiapas?

La matanza de Acteal en 1997 tendría que ser un recordatorio permanente al gobierno local y federal de lo que ocasiona la ausencia de autoridad en regiones altamente polarizadas y armadas. Por ello, los hechos ocurridos en Pantelhó, Chiapas, principalmente en los días del 5 al 8 de julio pasados, resultan muy delicados y se estima que serán un indicador del tipo de conflictos que se avecinan en la región. Por ello, valdría la pena considerar algunos elementos desde el punto de vista de la inteligencia y la estrategia que podrían aminorar la intensidad y la frecuencia de lucha. Controlar la ampliación del modelo de autodefensas como forma de organización civil para ofrecer resistencia frente a las bandas criminales. El modelo de autodefensa tiende a crecer en zonas sujetas al avance de organizaciones criminales tales como el Cartel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), Cartel de Sinaloa (CS) y células remanentes de los Zetas. En 2021 se tiene información sobre grupos de autodefensas en Michoacán, Guerrero, Sonora, San Luis Potosí, Veracruz y en Chiapas. La preocupación es que las autodefensas amplían el panorama criminal mexicano dado que algunos de estos grupos han mostrado ser penetrables e influenciables por el crimen organizado y otros grupos de interés (políticos, económicos o hasta religiosos), es decir, que pueden tener un origen “civil” pero rápidamente pueden transformar su naturaleza en una incluso criminal. No parece posible en este momento alcanzar éxitos operativos sosteniendo dos o más “Aguilillas” simultaneas y en diferentes frentes. Aguililla, Michoacán, ha mostrado la dificultad que tienen los cuerpos militares para recuperar un territorio aislado, montañoso, con caminos complejos y en...
Reynosa: la violencia del negocio criminal

Reynosa: la violencia del negocio criminal

La ciudad de Reynosa en Tamaulipas, una vez más, se volvió noticia de violencia el pasado 19 de junio. El homicidio de 15 personas demostró la ausencia e incapacidad de las instituciones de seguridad federales, estatales y municipales para hacer frente a células criminales. Este tipo de hechos violentos demuestran el reto que implica la criminalidad y la forma en que se puede ejercer la fuerza en los procesos de gestión de sus negocios. Las organizaciones criminales hacen uso de una serie de herramientas para la gestión de sus negocios, siendo la violencia una de las principales. Se utiliza internamente para ejercer control sobre las unidades administrativas y productivas; hacia afuera, para enfrentar a la competencia, a la estructura reguladora, las autoridades, y advertir a los ciudadanos. De ninguna forma un fin, sino una actividad más del negocio criminal para mejorar su posición en el mercado. El nivel de la violencia, su exhibición y el nivel de riesgo que conlleva, suelen estar relacionados con los objetivos y las formas de comprender las consecuencias de su uso. El homicidio paulatino de personas suele pasar desapercibido, mientras que los atentados en contra de población no combatiente tienen un impacto social local, que, en algunos casos, como en Reynosa, trasciende al ámbito nacional y que en raras ocasiones a lo internacional. La violencia criminal en pocas ocasiones tiene un impacto social que trascienda en el tiempo. La generalización de hechos violentos satura a las audiencias, quienes desesperadamente e incitadas por el miedo, buscan racionalizar la violencia y aislarse o distanciarse de ella. Para ello, las personas crean barreras físicas e imaginarias para...
Los ataques en Reynosa Tamaulipas y la Guardia Nacional: escenarios comunes

Los ataques en Reynosa Tamaulipas y la Guardia Nacional: escenarios comunes

Desde el 2019 en CIS Pensamiento Estratégico alertábamos del riesgo que representaba para el clima de inseguridad en México, el diagnóstico limitado sobre la inseguridad en el país que el presidente López Obrador y su equipo habían hecho. De forma específica hicimos 4 señalamientos. El primero era que no podían basar su estrategia en la tesis de que solo es posible enfrentar a la criminalidad a partir de un rediseño institucional que elimine prácticas corruptas anteriores, ya que esto solo representa una pequeña parte del problema de inseguridad. El segundo era que, al seguir esa ruta del rediseño institucional, éste tomaría tiempo (que no se tiene porque era necesario dar resultados rápidamente) y que solo provocaría la oscilación del péndulo por un tiempo, pero no garantizaba algún éxito en el mediano y largo plazo y que la situación regresaría nuevamente a niveles de inseguridad francamente alarmantes. El tercer señalamiento consistía en señalar que el problema no era la Policía Federal. Si somos objetivos, la Policía Federal y la gran mayoría de sus elementos habían mostrado evolución, compromiso, integridad en infinidad de sus operativos y que esas historias negras que había no representaban las políticas institucionales ni a la mayoría de sus mujeres y hombres. Eran casos específicos que había que señalar, sancionar y corregir para evitar que volvieran a suceder pero que, así como los norteamericanos no deshicieron a la CIA por los errores cometidos en el 9/11 sino más bien la reforzaron, tampoco México debía destruir a la institución solo por los errores de unos pocos. El cuarto señalamiento era que el cambio de inteligencia nacional a inteligencia...
¿Cuál es la consecuencia de no tener el programa para la Seguridad Nacional y el Sistema Nacional de Inteligencia?

¿Cuál es la consecuencia de no tener el programa para la Seguridad Nacional y el Sistema Nacional de Inteligencia?

Uno de los grandes fracasos del gobierno mexicano que encabeza el presidente López Obrador ha sido la seguridad. Probablemente no por falta genuina de voluntad, pero los hechos indican que no se han reducido sustancialmente los índices de criminalidad y la violencia sigue ganando terreno a la población.   Aunado a lo anterior, también preocupa que las acciones del gobierno parecen tener incluso contradicciones sobre cómo atender el fenómeno de la inseguridad. Se observan posturas diversas, especialistas dentro de su gobierno que no son escuchados y nadie parece poder decirle al presidente que su política en materia de seguridad ha sido y seguirá siendo un error mientras siga por la misma ruta. Ya en otras entregas hemos abordado que el fracaso del gobierno en temas de seguridad se puede deber a la forma vertical como el presidente toma decisiones, al haber reducido al CISEN de una inteligencia nacional a una instancia que solo analiza la inteligencia criminal, o a una Guardia Nacional que debido a su diseño iba a tardar mucho en poder ser eficiente y efectiva, etcétera. Pero también falta analizar el impacto que ha tenido tanto en el plano operativo como en la coordinación entre instancias el que el presidente no haya presentado ni el Programa para la Seguridad Nacional, ni una propuesta para crear el Sistema Nacional de Inteligencia (SNI). Sobre todo, el Programa para la Seguridad Nacional es un documento clave y que tuvo ya dos ediciones previas, la primera que se presentó en 2007 y la segunda en 2013 al inicio de la respectiva administración presidencial. Es un documento con visión de 6 años...